top of page

Un domingo sin igual

Este año la bendición del ramo en conmemoración del inicio de la Semana Santa parece ser una fecha diferente. La emergencia sanitaria por el covid-19 ha hecho que esta importante fecha para los católicos tenga un tinte diferente. Los fieles celebrarán la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén desde sus hogares, muchos extrañaran la algarabía de las iglesias y otros añorarán el momento de las procesiones.





El antes y después de una de las celebraciones católicas más importantes del mundo:


El Domingo de Ramos marca el inicio de la Semana Santa y el final de la Cuaresma, esto se debe a que Jesucristo ese día entró a Jerusalén y fue aclamado por todos como el hijo de Dios, luego sucederá su pasión, muerte y resurrección.



Para los católicos es un día muy importante porque es el día de proclamación de Dios como guía de sus vidas.

Una de las tradiciones más típicas de este evento religioso es llevar ramas de olivo lo cual representa la fe por la religión católica; este acto se debe a que la procesión de Jesús se llevó a cabo en el camino del olivo. También las casas se llenan de ramos bendecidos que se van colocando por diferentes zonas, las más comunes son en forma de crucifijos y cuadros religiosos , de esta manera se simboliza la vida y la resurrección de Cristo.



La tradición de la palma

Vemos que mucha gente porta una palma el domingo de ramos, pero, ¿qué significa? Cuando Jesús entró a Jerusalén, el pueblo le vitoreó con palmas en las manos. Este elemento es considerado como símbolo de fecundidad y de riqueza, sobre todo por el pueblo judío. Muy provechosa ya que servía para hacer pan y miel y, además, se aprovechan sus fibras para elaborar tejidos.


Cuando Jesús llegó se le recibió como rey de los hombres, y hombre de paz, lo cual se representa por medio del olivo, que también estaba presente en el recibimiento y lo está en la liturgia.


Todavía hoy se continua con la tradición de adquirir una palma o rama de olivo. La palma, tiene que ser bendecida por el sacerdote el domingo de ramos durante la misa. La tradición manda que la palma debe colocarse en un lugar privilegiado durante toda la Semana Santa y cuidarse, para proteger el hogar.


Una vez pasada la festividad, la palma se lleva a la iglesia para que sea quemada y reutilizada en forma de ceniza para el siguiente miércoles de ceniza.


Celebración a nivel mundial y en Ecuador del Domingo de Ramos



La celebración del Domingo de Ramos se basa en los pasajes de cuatro evangelios (Mateo 21:1-11, Marcos 11:1-11, Lucas 19:28-40 y Juan 12:12-19) que tratan sobre la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén luego de pasar 40 días en el desierto. Cristo entró a la ciudad montado en un burro, pese a que sabía el sufrimiento que le esperaba.


En el evangelio de San Juan se cuenta que cuando Jesús regresó a Jerusalén, grandes multitudes “tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle y clamaban: Hosanna, Bendito el que viene en el nombre del Señor y Rey de Israel”.


Para conmemorar el Domingo de Ramos, los fieles católicos participan en procesiones con sus ramos. En este día se celebra una misa especial durante la cual se lee el evangelio que corresponde a los capítulos de la Pasión de Cristo y que rememoran las vivencias de Jesús desde la Última Cena hasta su crucifixión y posterior resurrección.


En la ceremonia religiosa se realiza la bendición de los ramos tradicionalmente creados con palma. Sin embargo, en los últimos años en el país se ha pedido reducir el consumo de esta planta por el alto impacto ecológico que representa.


Desde hace dos años se comercializan en los países atados más ecológicos creados con plantas como maíz, totora, romero, rosas, albahaca, romero y más diversificando así los arreglos para esta celebración.


A nivel mundial, los rituales que se realizan por el Domingo de Ramos son muy similares. Los fieles caminan con sus palmas en una tradición que, según National Geographic, data de siglo IV y entonan cantos. Sin embargo, hay países en los que las tradiciones tienen sus propios toques.


En Israel, por ejemplo, de acuerdo a un artículo de Huffington Post en Español, “la procesión se realiza en Jerusalén con palmas y ramas de olivo. En ella hay cánticos y rezos, parte desde la iglesia de Beftage en Betania hasta la Ciudad Vieja jerosolimitana y reúne a cristianos de Israel y Palestina.”


Posteriormente los religiosos ingresan a la iglesia del Santo Sepulcro como un símbolo de empezar la Semana Santa. En el Vaticano, se acostumbra que la misa del Domingo de Ramos sea conducida por el Papa.


A nivel mundial, lo más variante respecto al Domingo de Ramos es el tipo de ramo que se arma, pues la planta utilizada puede depender del país, aunque lo tradicional es el uso de la palma. Esta se da en climas tropicales por lo que países como Rusia se adaptan y utilizan en su lugar ramas de sauce, una de las primeras plantas que florece en primavera.

Impacto ambiental por la extracción de la Palma de Cera.


Foto extraída del Ministerio del Ambiente


Al celebrar la semana Santa en Ecuador, uno de los eventos más importantes para el país, sin duda genera un impacto ambiental debido a la extracción de la palma de cera con el que se elaboran los conocidos “ramos”.


Muchas especies de la Fauna de Ecuador sin duda alguna se han visto perjudicados. Un claro ejemplo son los ‘cachetes amarillos y dorados’, dos pericos que están en peligro de extinción, ya que al cortar la planta se destruye su hábitat quitándoles la posibilidad de pernoctar en ella.


La extracción y comercialización de la flora protegida es un delito penal según el Código Orgánico Integral Penal (COIP) en su artículo 437. “Lamentablemente existen personas inescrupulosas que siguen haciendo de esta práctica un ‘modus vivendi’. El Ministerio de Ambiente lucha para controlar este comercio ilegal.


Es momento de ser empáticos con el ambiente, cuidemos y protejamos a los seres vivos que están en nuestro alrededor.


Las tradiciones religiosas pueden ir de la mano con el cuidado y preservación del medio ambiente. Las condiciones que actualmente estamos afrontado trás la emergencia sanitaria nos ayudan a evaluar y sensibilizarnos con lo que verdaderamente es importante. Muchas veces no es necesario elementos externos para profesar la fe hacia una religión, solo es fundamental acercarnos a Dios y adorarlo desde cualquier lugar.

Segun el Diario el

Commentaires


bottom of page